ANOTACIÓN Nº 235



No dejo de pensar en monos
apaleados por su cerebro
que denuncian que el mundo
que los otros, que la suerte