ANOTACIÓN Nº 34



Veta de óxido en la lengua como reguero extraño
que te lleva al acerón salivado de un recuerdo
y que se cierra de nuevo sin nada que enseñarte
igual que la montaña que se abre 
para dejar salir un idiota